LOMBRIBANCAS BIEN CHINGONAS EN MEXICO D.F.

Navegando por el proceloso mar de Internet nos hemos encontrado con una noticia que queremos compartir. En realidad, siguiendo la metodología de una de nuestras grandes periodistas-escritoras, Ana Rosa Quintana, vamos a intertextualizarla.

Antes de pulsar el botón derecho del ratón y aplicar la acción cortar/pegar al artículo de la revista Ecoagricultor (www.ecoagricultor.com), resaltar la sonoridad de su contenido donde se mezclan palabras como lombribancas, mitocondrias, ezapote, hierbabuena y dieta paleolítica.

Por último, visualizar la imagen de estar sentado sobre el banco-compostera, en cuyo interior miles de lombrices compitiendo por restos orgánicos comienzan a plantearse una dieta más rica en proteínas.

Acción: Cortar / Pegar:

En el DF, organizaciones sociales y restauranteros impulsan proyectos ecológicos como las llamadas lombribancas y los huertos urbanos.

“En el momento en que tú pones, cambias el espacio público, les pones unas plantas, hacer jardineras. La gente deja de poner la bolsa de basura. Ahí, se vuelve un bien común”, dijo Gabriela Vargas, directora de Cultiva Ciudad.

En complicidad, organizaciones sociales y restauranteros han logrado no sólo el mejorar el entorno del tradicional camellón de Tamaulipas, en la Condesa. Han logrado general un círculo virtuoso.

Una banca donde se puede descansar, sirve en su interior, para hacer composta.

“La base de la banca es un contenedor en donde se está llevando a cabo el proceso de composta. Ahorita podemos ver, a las lombrices no les gusta la luz, entonces es un espacio oscuro donde tiene que haber una cierta humedad”, añadió Gabriela Vargas, directora de Cultiva Ciudad.

Millones de lombrices elaboran la composta con los desechos orgánicos del restaurante que está justo enfrente.

“Iniciamos la banca con mil lombrices, ahorita debe haber dos mil, tres mil, porque se reproducen muy rápido”, comentó Gabriela Vargas.

La composta servirá a su vez para las yerbas aromáticas y las plantas que sembraron sobre el camellón.

“Esta es una salvia ornamental. Tenemos aquí lavanda. Tenemos aquí un chile que está todavía, un par de chiles que ya está empezando a dar. Aquí tenemos un orégano cubano. Tenemos aquí perejil que sí se aprovechó bastante. Epazote, yerbabuena, hinojo, una lavanda, romero y esta que la conocen como el Vaporub que es una planta aromática y medicinal también”, agregó Gabriela Vargas.

Estas yerbas se utilizan para los alimentos que se cocinan, cerrando con ello el círculo virtuoso.

“Realmente ahí estamos logrando desde echar la semilla hasta lograrlo hacer un platillo. Para mí eso es espectacular porque creo mi propio color para poder crear mi propio cuadro”, afirmó Azari Cuenca, director de Grupo Gastronómico.

El propósito del chef Azari cuenca, directo de Grupo Gastronómico, es lograr que los comensales coman más sano, basados en la llamada dieta paleolítica, que son aquellos alimentos que consumían nuestros antiguos ancestros: más proteínas, menos cereales, más frutas y verduras, y una reducción drástica de las grasas saturadas.

“Científicamente está comprobado que la mitocondria tal cual, al comer naturalmente, tú puedes lograr una dieta mucho más balanceada, sabiendo número uno, de dónde viene el ingrediente, que sea realmente orgánico, que logres comer como comíamos antes porque genéticamente estamos preparados para comer así”, dijo Azari Cuenca.

Por lo pronto hay dos lombribancas en el camellón de Tamaulipas. Sin embargo, el propósito es ampliar este proyecto a otros restaurantes.
Como éste, hay otros proyectos en la ciudad, que pretenden extender loa beneficios de sembrar en casa.

En el Huerto Romita, ubicado justo a un costado de la Plaza romita, se ofrecen talleres a la ciudadanía.

“La intención es ofrecer diferente consejos y técnicas sobre cómo sembrar en casa, empezando con germinación de semillas, la preparación de abonos naturales, la selección de cultivos apropiados y el control natural de plagas”, comentó Carolina Lukac, directora de Huerto Romita.

Incluso, algún espacio vacío en la pared puede utilizarse para sembrar.

“Este es un huerto vertical. Es un modelo bastante económico para sembrar en espacios reducidos. Consiste en una varilla y un PVC como el eje y una bolsa de plástico negro y nos permite sembrar en el espacio que ocuparía una lechuga. Aquí tenemos sembradas por ahí de 20 lechugas”, añadió Carolina Lukac.

Y es que cada vez hay más interés en comer sano, en aprovechar azoteas, en crear espacios productivos y armoniosos.

Los huertos urbanos son cada vez más una opción real en la ciudad.”

 

Anuncios