RAVIOLES DE HONGOS CON SALSA DE HIERBAS A LA GRAMA DESMATERIALIZADOS

Quizás unas de las recetas de cocina sensorial más difícil de elaborar, pero también de las más apasionantes  y atractivas para los amantes de los fogones.

Una propuesta rupturista, sinestésica; ¿A qué suena este plato? ¿A qué sabe su olor? ¿Quién anda en mi boca? No es tan importante el resultado final como el camino iniciático que experimentarás si decides embarcarte en  esta aventura.

Aunque la dificultad del plato es extrema, paradójicamente hay que llegar a él desde la impericia. Soñar el plato es la clave.

Es un paso más allá en la deconstrucción. Pensar el CD en la época dorada del vinilo. En la actualidad, materializar el teletransporte.

Sólo se ha conseguido una vez, así que os daremos la única tutoría sensorial que ha funcionado:

  1. Acudir a la cena de Navidad de la Red de Huertos aportando un tupper con comida
  2. Soñar en epatar a los comensales elucubrando un plato de haute cuisine
  3. Meterte en el personaje leyendo un libro de Vázquez Montalbán
  4. Materializar tu sueño: Ravioli de Hongos con salsa de hierbas
  5. Tras tres horas consumiendo gas fracasar en el intento
  6. Deconstruir el Ravioli
  7. Rescatar el tupper de macarrones de víspera colonizado por hongos que dormía en el último estante de la nevera
  8. Voilá, los raviolis de hongos con salsa a la hierba se materializan en unos macarrones insulsos que nadie toca.

No importa el producto final, lo importante es el camino. Los macarrones volvieron por donde habían venido.

13122012169

Grandi Grama!

Anuncios