LA VERDADERA CARA B DE BÁRCENAS

Nuestro post de denuncia de este sábado es para Bárcenas, pero no por la anécdota de desviar 22 millones de euros a una cuenta suiza, eso es normal, ¿Qué esperabais? Es tesorero y su obligación era guardar el tesoro. Así lo hicieron todos sus maestros antecesores  en el partido, léase Naseiro.

Lo que nos indigna es que haya pasado desapercibido para la opinión pública la verdadera cara B de Bárcenas. Esa que sólo fue recogida en un reportaje televisivo en una imagen que duro medio segundo: Bárcenas era un amante del esquí radical.

Eso sí que es vergonzoso. Para los que no conozcáis esta aberrante e insolidaria práctica, consiste en ir a esquiar como Atila por su casa: No pagar el Forfait, colarse en las telesillas, mangar el equipo completo de las tiendas de alquiler, no abonar  ninguna consumición en el bar de la estación invernal, trabar con los palos a los esquiadores que le adelantaban por la derecha, provocar aludes en las pistas negras porque sí, …Un bárbaro.

En Suiza le permitían  ingresar los millones de euro que quisiese sin justificar: “Mira, que me he encontrado esta bolsa de deporte con la cremallera estropeada y al abrirla me he topado con 22 millones de euros, que venía a ingresarlo”. Claro, déjelo aquí.

Pero la nieve de Suiza ni la cató. Era enseñar el DNI a la entrada de la estación y saltaban las alarmas. El mismo caso que los ludópatas en los bingos.

Que lo  sepa la gente, sobre todo aquellos que les gusta esquiar en Candanchú.

Anuncios