CHAMPIÑONES A LA TDT

Estás de bajón. Tal como planeasteis el verano pasado tus amigas se marchan quince días a México, pero tú no irás. Te quedaste sin trabajo y no puedes pagarte el viaje. Te hiciste ilusiones con Ryan Air: ¡Biilete a Mexico por 19,99 euros!  Un espejismo. Según pasabas pantallas, como en un video juego, las decenas eran centenas, y al final unidades de mil. Después de 10 minutos tecleando el vuelo te salía por 1100 euros. Con lo puesto.

Lo que más te hacía ilusión era la visita a las ruinas mayas de Palenque. Lo teníais todo planeado. Ya habíais contactado con el dealer que os pasaría los hongos alucinógenos, indispensables para ver subir la serpiente por la pirámide al caer los últimos rayos de sol.

Pero en época de crisis, imaginación. No dejas que te venza la melancolía, lo que pudo ser y no fue. Te vas a adelantar a la experiencia chamánica que vivirán tus amigas. Coges la bolsa de tela. Corres hacia el DIA y te lanzas a la sección de frutería. Revisas las bandejas de champiñones, enteros mejor que laminados, fijándote en la fecha de caducidad. Encuentras unas en las que se ha superado la fecha de consumo preferente. Puede valer, pero necesitarás un extra.

De vuelta a casa te plantas frente al televisor, presientes que será el canal que te ayude a vivir una experiencia alucinógena. Excitada quitas el plástico a las bandejas. Empiezas a zappear. Al llegar a un canal en el que nunca habías aterrizado anteriormente, el mando no responde. Es imposible cambiar.

Es la señal. Engulles un cuarto de champiñón, a lo bruto, sin sal ni aceite. Increíble, estás alucinando. Quizás te has pasado con la dosis. No puedes creer lo que se dice en ese canal, hablan de otro mundo, de otro mundo que es éste, pero con una visión deformada.  Tambaleándote te acercas a la esquina superior derecha del televisor. Enfocas. Lees: Intereconomía.

Subidón, subidón. ¡Viva México, cabrones!

Este video sensorial os ayudará a darle el punto perfecto a los champiñones

Anuncios