TORRENTE DE CALDOS EN LECHOS DE TÉMPANOS

Esta receta sensorial tiene efecto doble, como esos champús que a la vez son suavizantes. Por un lado es analgésica, por el otro nutritiva. Un nuevo concepto del i+d+i., dos pasos más allá en  la innovación culinaria.

La receta mitiga el dolor de cabeza y aplaca la sed y el hambre voraz. El efecto es mayor en estados de migraña y neuralgia que en procesos febriles.

El día de víspera (ya notas que te rondan los síntomas) preparar una batería de alimentos líquidos de distintas tonalidades cromáticas: Crema de zanahoria, gazpacho, sopa de ajo, salmorejo, sopa de cocido con fideos, caldo de verduras,…

A continuación rellenar unas cubiteras con los líquidos anteriores y meter en el congelador. Al día siguiente el dolor de cabeza será ya  intenso. Es el momento de sacar las cubiteras, coger  5-6 cubitos , colocarlos en un trapo y aplicar sobre la sien.

El frío calmará el dolor. Con el paso del tiempo los hielos comenzarán a derretirse. Cuando sientas caer el primer torrente de líquido nutritivo multicolor por los párpados debes empezar los gritos de lamento en forma de “ay” histriónicos.  Abre bien la boca, porque sino el líquido con todo el aporte vitamínico resbalará por la cara y se derramará sobre el suelo del hogar.

No tendrás que preocuparte en preparar la comida mientras tienes la cabeza llena de estímulos cromáticos.

Como siempre un video sensorial con el que darle el punto exacto a la receta.

Anuncios