MUS DE VERDURAS

Con esta receta aprenderás de un modo lúdico a cocinar un sanísimo plato cremoso de Mus de Verduras. Para su elaboración se necesitan 5 personas y 6 variedades de verduras:

Personas

–   4 activas, con capacidades gestuales y destreza para despistar a los comensales

–  1 pasiva, al principio, pero con los cinco sentidos alerta. Valorable que posea el certificado de manipulador de alimentos

Verduras

–   Zanahorias

–   Judías verdes

–    Berenjenas

–    Puerros

–     Nabos

–    Rabanitos

Pasos a seguir:

Las cuatro personas más activas se disponen en torno a una mesa, enfrentadas dos a dos. La persona pasiva, junto los demás comensales espontáneos que puedan presentarse, rodearán a los anteriores sin molestarles en el desarrollo de los preliminares de la receta.

Uno de los cuatros activos elige la hortaliza predominante en la pre-elaboración de la receta, paradójicamente la que menos os guste, para que sea la menos representada en el plato final (aunque como os daréis cuenta, es muy difícil obtener un mus de verduras sin su presencia).

Para visualizar la receta, a modo de ejemplo,  imaginemos  que elige zanahorias. Una vez fijada la verdura predominante se reparte de manera aleatoria el resto de de verduras, cuatro para cada uno. Se empezará a repartir por la derecha, no las cuatro a la vez, sino en rondas de una a cada uno.

Al final del reparto cada miembro activo deberá tener cuatro verduras. Se ha de conseguir que cada uno de ellos posea el mayor número de zanahorias en su mano, pues buscamos que en el esponjosos producto final no haya rastro de ellas.

Es el momento de descartar aquellas hortalizas que no sean naranjas ni alargadas. Para ello los miembros activos tendrán varias opciones:

a)      Mus, si casi no tienen la verdura dominante entre sus manos

b)      No hay mus, si te han tocado muchas verduras dominantes o quieres despistar al resto de activos

c)       Hasta mi compañero, delegas la opción de elegir en tu compañero de enfrente

Si hay mus, se desprenderán de las hortalizas no dominantes y se repartirán nuevas. El proceso se repetirá hasta que alguien diga que no hay mus.

Una vez cerrada la opción de repartir nuevas hortalizas, se recogen las descartadas. Veréis que casi no hay zanahorias (a no ser que alguien haya echado una para despistar: un farol).

Aquí entra en juego la persona pasiva. Hasta el momento ha observado la evolución de la receta sin decir ni mu. Como mucho habrá ofrecido un pitillo a alguno de los cuatros.

Se pondrá unos guantes profilácticos, pelará las verduras y se encargará de preparar el mus de verduras.

Como siempre el video tutorial.

Anuncios