PIMIENTOS DESEMPADRONADOS AL ESTILO KUBRICK

A veces la improvisación en la cocina, el elemento sorpresa, es la clave del éxito en una receta.  En otras ocasiones nos interesa tener controlados todos los parámetros y no dejar lugar a los imprevistos.

Esta receta es una mezcla de los dos casos: aplicar la creatividad para imponer un corsé.  Para esta innovación rígida hemos elegido un plato de pimientos del padrón porque es una de las hortalizas más discolas de la cocina, ahora pico, ahora no. Y esta propiedad aleatoria es justamente la que queremos controlar, más aún, castrar.

Al igual que los celiacos huyen del trigo, las gargantas más delicadas se cierran ante la presencia de estos pequeños pimientos traicioneros. Con esta técnica culinaria aprenderéis a elaborar unos riquísimos pimientos del padrón aptos para todos los paladares.

Ingredientes

Pimientos del padrón (un kilo)

Una naranja mecánica

Una cebolla

Azúcar

Una tableta de chocolate

Una foto de Cospedal

Una foto de los teletubbies

Elaboración

Freímos 200 gramos de pimientos del padrón sin adoctrinar. Reservamos los otros 800 gramos para el adoctrinamiento que dispondremos en un círculo sobre la encimera de la cocina

En una sartén caramelizamos una cebolla.  Mientras se hace partimos la tableta de chocolate en onzas.  Cuando la cebolla esté lista, la introducimos junto con las onzas de chocolate en el interior del círculo de pimientos.

Con esta disposición buscamos que los pimientos empaticen y vayan interiorizando los sabores dulces, más amables para las gargantas.

Cogemos los pimientos fritos y empezamos a comer. Cuando uno salga picante, asimos la naranja y golpeamos mecánicamente y de manera contundente sobre 2-3 pimientos sin freír (recuerda que están en círculo). Con la mano libre de golpeo muestra la foto de Cospedal a los demás pimientitos.

Cuando ingieras un pimiento  que no pique sonríe, chupa una onza de chocolate y muestra la imagen de los teletubbies.

Repite este proceso hasta terminar con la ingesta de los 200 gramos de pimientos fritos. Aunque es importante dar estímulos positivos, el éxito total de la elaboración del plato exento de pimientos que piquen dependerá de la saña con que te emplees en el golpeo  con el cítrico y del gesto de terror al enseñar la foto de la Cospedal.

Como siempre, el tutorial de cocina sensorial

Anuncios