PASEANDO ENTRE DESCAMPADOS CON JAVIER GRIJALBO

Soy un teórico. Tengo en mi vocabulario palabras como festuca indigesta, caprimúlgidos (llamados vulgarmente chotacabras) o cicuta. Ahora bien, si me topase con ellos me tomarían por un seco, un maleducado. Ni les saludaría. Pero sería por ignorancia, no por educación.

Es lo que tiene ser un urbanita, me falta campo. Eso son excusas. ¿Conoces a Javier Grijalbo? No, pero su apellido me  transporta a un escenario de insectos ortópteros de la superfamilia Grylloidea, dentro del suborden Ensifer (lo que vulgarmente la gente llama grillos). Nunca me topé con uno. ¿Tienen cuerpo? Sólo los he oído alguna noche calurosa al atravesar un solar baldío colonizado por especies vivaces, muchas de ellas nitrófilas.

Creo que te refieres a descampados. Sí, yo soy más de calle, pero alguna vez oí esa palabra. Pues estás de suerte. Javier Grijalbo, un urbanita como tú, autor del libro vegetación y flora de Madrid, premio Juan Julio 2011 de la Asociación Española de Parques y Jardines públicos, y autor de la exposición “Descampados” que pudo visitarse el año pasado en el jardín botánico de Madrid, nos estará esperando en un descampado de Madrid para desteorizarte.

Bueno, con ese currículum será más de campo que las amapolas. Qué va, es un urbanita como tú.  Lee su respuesta a esta pregunta que Javier contestaba en el blog de en la floresta:

“¿Enamorado de la naturaleza de Madrid? ¿Por qué?

Como te comento soy urbano de nacimiento, mis padres son también de Madrid y como no teníamos familia en ningún pueblo te puedo decir que hasta los 13 años no traspasé los límites de la capital. Quizá por eso cogí luego el campo con tantas ganas.

El inicio de mi relación con el campo no lo sé situar, desde joven me gustaron las cosas relacionadas con la naturaleza, aunque supongo que como a tantos otros chicos. De todas formas creo que no hay que buscar tanto estos orígenes en acontecimientos extraordinarios como en cotidianidades en principio intrascendentes que acaban configurando la vida: la entrada en casa de un libro, la fascinación por algún personaje del cine, una entrevista escuchada en la radio… Un buen tema de reflexión, pensar en qué momentos los demás han cambiado tu vida de forma trascendente.”

Así que urbanitas confesos, amantes del mundo teórico, no tenéis excusa para no acudir este Miércoles 17 a las 17:30 al descampado sobre el que se asienta el Huerto del Batán.

Javier Grijlabo nos guiará por estas islas de naturaleza en la ciudad. Los que ya poseéis algún conocimiento sobre flora y fauna ampliaréis vuestras fichas del cuaderno de inventario, los menos expertos reverteréis esa condición de maleducados con el medio biótico y podréis saludar la próxima vez a la festuca, la chotacabra y pedirle al grillo que por favor haga menos ruido en las noches de agosto.

Taller grijalbo

Anuncios