FAOTADA DE MEDUSAS

Tras escuchar los informativos de Telemadrid, previo zapeo por intereconomía,  piensas que tu capacidad de asombro ya no tiene límites. Apagas la tele, te sirves un vinito blanco y optas por sumergirte en la lectura analógica del periódico El País. Eres un optimista. Piensas que en sus hojas estarás a salvo de Matrix.

 Mi querido Neo, qué iluso.  La primera en la frente: “Tras los insectos, ahora la FAO recomienda comer medusas”. La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recomienda incluir a las medusas en la dieta para contrarrestar su proliferación en el mar. “Si no puedes luchar contra ellas… cómetelas”, animan los expertos en el informe de la FAO publicado hoy en Roma, que recuerdan que en algunos países, como China, su consumo es algo habitual.

Estás convencido que esa noticia aparecida en El País no es una estrategia de Matrix. Tu fe es ciega. No pierdes un segundo. Pides a Trinity que te cargue un programa de viaje a Benidorm en un bus repleto de jubilados. Camuflado en unas  bermudas coronel Tapioca y una gorra de cerveza el águila desembarcas en su paradisiaca playa.

Trinity, necesito un programa para posicionarme en primera línea de playa a las 08:00 de la mañana avanzando entre un mar de pensionistas con una sombrilla al hombro. Cárgame también un curso avanzado de captura de medusas con cubo y rastrillo de playa.

Consigues 3 medusas bien terciaditas y algunas coquinas que recogiste con tu típico movimiento de escorzo a cámara lenta. Como se te hizo muy largo el viaje de ida, Trinity te carga un programa en el AVE. Clase turista. Los recortes también llegan al universo de los efectos especiales.

Antes de montarte en el AVE vas al camping para utilizar la cocina y prepararlas. Las miras una y otra vez. No sabes cómo meterlas mano. Además comienzan a jumear. Ahora entiendes porque los abuelitos las enterraban en la arena. Lo que no comprendes es porque despertaba tanta expectación sepultar al bicho.

Te está entrando un hambre que te comerías una ensalada de insectos. Capturas una polilla que revolotea sobre tu cabeza. Qué amargor. Descartas la ensalada. La comunicación con Trinity se rompe, se le ha agotado la batería de cargar programas. ¡ Neo, estás sólo! Busca una puerta por la que escapar. A la salida del camping, a la derecha, hay un bar manolo regentado por una comunidad oriental. La puerta del baño es la salida de Matrix. Ábrela

Sales disparado. Entras al bar oriental. Has tardado tan poco que pides un botellín antes de escapar. De tapa te ponen un pincho de un cubo de hielo  en cuyo interior se aprecia lo que parece un tentáculo de medusa. El cubo flota en un bol de salmorejo ¿Oye, cómo hacéis las medusas? Son congeladas, nos las manda un proveedor de la Manga del Mal Menol. Es para enfriar el salmolejo. ¿Entonces no os las coméis? No jodas, ni que fuéramos toltugas.

¡Qué gente más sabia! Aplazas la huida porque siempre has apreciado una buena conversación. Mandas un mensaje de móvil a Trinity: “stoy en el chino, krgate un programa y bájate”

Como siempre, este video sensorial te abrirá un camino por el que meterle mano a la receta.

 

Anuncios