DE VALLEKAS A LOS MOLINOS

La exposición fotográfica Itinerante de la Rehdmad nos ha salido más viajera que Gulliver. Pensamos que su cuerpo de cartón reciclado no aguantaría mucho trote, que iría perdiendo consistencia, desprendiéndose de las fotos poco apoco, hasta quedar huérfana de imágenes en sus paneles, lista para enviarla al contenedor azul.

 Pero ahí sigue, más recta que un roble. Ya sabéis que una de las imágenes más jóvenes de la expo cobró vida emulando al personaje de Woody Allen en la Rosa Púrpura del Cairo y nos envía postales para contarnos los últimos lugares que ha visitado (todo es así de extraño en esta exposición. Un niño del siglo XXI mandando postales).

Compartimos la postal de Lucas, el niño que sale saltando en el jardín comunitario de Esta es una plaza:

Qué tal, en el mes de mayo estuve en un cole y en un pueblo llamado los Molinos. Juan Gris era el cole, en Vallekas. Me molaría estudiar en ese cole, tiene un huerto, el huerto de la villa. No tomé fotos porque salí corriendo, casi transportado por el aire, hasta los Molinos.

Allí fuimos porque había una feria de productores (estaba todo riquísimo, me puse las botas) y para apoyar a las huertas del pueblo. Nos colocaron en el Ayuntamiento.  Como tenía que enterarme de cosas de huertos  le pasé una grabadora que me dieron los pesados del blog de la red de huertos a un chico muy amable, César,  que fue quien se interesó por nuestra expo itinerante.  Le di al rec, salté del panel y saqué unas fotitos: 

“Hace un año, el ayuntamiento de Los Molinos decide poner en uso unas parcelas de su propiedad para prevenir su urbanización. Por lo que sé, la parcela en cuestión se la regaló al pueblo el propietario (Julio Escobar) con el fin de que se hiciera un jardín público. 

De esta manera se ha creado un jardín público hortícola autogestionado en el que el ayuntamiento adjudica parcelas desde 30 hasta 200 metros cuadrados a vecinos y asociaciones del pueblo en primer lugar, y a todo el mundo en general en segundo lugar, con la posibilidad de cultivar en parcelas de trabajo comunal. La adjudicación es por 4 años prorrogables y hay que pagar 1 euro/metro cuadrado al año, dinero que se invierte en la huerta en infraestructuras. 

En cuanto a la gestión, se establecieron una serie de pautas para el uso de la tierra y el mantenimiento comunal de las infraestructuras básicas decidida en asamblea. Esta se reúne más cuando hace tiempo de huerta y menos cuando no lo hace. Además hay un grupo de personas voluntarias encargadas de tratar con el ayuntamiento. 

Desde mi punto de vista la iniciativa ha tenido una buena acogida. Todas las parcelas se adjudicaron y, aunque hay algunas abandonadas hay lista de espera con gente más que de sobra. Es mas, el ayuntamiento está pensando gestionar gestionar igual otra parcela del mismo antiguo propietario, y también cedida al pueblo, de unos 6000 metros cuadrados.

Y el día 15 de junio tenemos preparada una jornada de trabajo comunal de limpieza de las acequias que terminamos con una comilona en la huerta. Estáis más que invitados a conocer a huertas y a huertanos.”

SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

Dicen que soy un niño raro del siglo XXI. Los de la Rehdmad me han enviado una paloma mensajera a los Molinos para decirme que la última semana de junio viajaremos hasta la Sierra Norte, a Collado Villalba. Y del 10 al 12 de julio estaremos en la facultad de Políticas y Sociología de Somasaguas (aquí ya he estado dos veces más) con motivo del tercer Congreso Nacional de Sociología.

Os recuerdo que podéis solicitar la exposición itinerante a la red de huertos. No hace falta tener huerto ni comer verduras. Tampoco mandar palomas mensajeros. Con un email basta. Ahora me voy.

Anuncios