POESÍA EN BICICLETA

Muchos de los integrantes de la Rehdmad nos movemos por Madrid en bicicleta. Sin embargo aún no ha aparecido en esta sección de denuncia un post para reivindicar el uso de estos velocípedos como la forma más sana y menos contaminante de moverse por la ciudad.

Y lo vamos a sugerir  con algunos de los versos del poema titulado “carnet de conducir” de Berta García Faet.

Poesía y bicicleta para las calles de Madrid.

Carnet de Conducir

IV

¿Qué tal le va la vida a las estrellas que nacieron hace quinientos cuarenta y tres millones de años?

¿Opinas que la distancia es el olvido, que la variedad capitalista es el olvido?

Viajábamos

En tren, o avión, o cuerpo (de rodillas):

Alegre díptico de pies

que se rasguñan:

el metro, el autobús, la alfombra casi mágica.

Una vez decidido que no íbamos a necesitar el carnet de conducir

para absolutamente nada,

procedimos a reunir velocípedos prestados.

Queríamos recorrer quinientas cuarenta y tres veces la playa de tu infancia.

Vez número veintiséis: el abrazo cinegético, la acrobacia fauvista- secreta o muy perenne- de sexo entre naranjas.

¿Sigues teniendo las mismas preferencias eróticas, a favor de rosas?

Tú lo sabes: me fui y no me fui; como dos nubes rojas, semidormidos, viajábamos.

Anuncios