ADELFAS, KOLOKIZAKI Y PEPONI EN LOS HUERTOS DE GRECIA

Aprovechando sus vacaciones estivales, Kois y Nerea, dos integrantes de la red del huerto de Adelfas estuvieron en Atenas y Salónica visitando algunos de sus huertos comunitarios. Compartimos su apasionante crónica:

Agricultura urbana y crisis en Grecia

Uno de los personajes que mucha gente admirábamos cuando éramos pequeños era el Tio Matt de Los Fraggle, ese pequeño ser que viajaba alrededor del mundo conociendo las los extraños hábitos de los seres humanos.

Un par de miembros de la RED, siguiendo las enseñanzas del fraggle viajero hemos decidido venirnos a la Grecia que sobrevive y resiste a las asfixiantes políticas de austeridad impuestas por la troika,. Un viaje en el que entre las muchas dinámicas de autoorganización ciudadana (centros de salud, centros sociales, lucha contra el racismo, cocinas colectivas, recuperaciones de fábricas, cooperativismo…) nos hemos centrado durante diez días en visitar proyectos de agricultura urbana en las grandes ciudades (Atenas y Salónica).

KoisgirasolKois emulando al tío Matt

Un viaje en el que hemos estado en varios de los huertos municipales puestos en marcha para facilitar el acceso a verduras y hortalizas frescas de familias en dificultades económicas (paro, pensiones bajas…), y otros abiertos a cualquiera que quiera participar como las 600 parcelas de 100 m2 puestas en marcha por la universidad de agrónomos de Salónica. Este tipo de políticas públicas eran inexistentes antes de la crisis, pero durante los últimos años han empezado a proliferar como medidas de emergencia.

Huerto municipal MaroussiHuerto municipal de Agrosholoi Vrilisou

 Junto a estas iniciativas también han surgido durante los últimos años una serie de huertos comunitarios, con una dimensión más colectiva y política de lo que supone cultivar colectivamente en el medio urbano: construcción de redes sociales y mecanismos de solidaridad en tiempos en los que lo peor es vivir la crisis en soledad, introducir la agroecología en el medio urbano, vincular los proyectos a la puesta en marcha de nuevos circuitos cortos de comercialización para agricultores profesionales, enlazar  la crisis económica con la ecológica… . Y en relación con todos ellos una de las redes de semillas más importantes de Europa: PELITI.

Hemos entrevistado a gente de huertos comunitarios que han ocupado espacios en disputa como un parque en peligro de privatización, un parque autoconstruido por los vecinos y vecinas en el centro de Atenas en lo que era un antiguo aparcamiento (parko Navarino), en un invernadero tropical que nunca llegó a funcionar (Botanikós), en un parque periurbano con un mantenimiento precario (Tritsi) o 200 familias que han ocupado unos terrenos militares en Salónica para poner un impresionante proyecto de huertos comunitarios (Per.ka). Aunque también los hemos visto en terrenos cedidos por autoridades locales (el nivel de  descentralización es mucho mayor que en nuestra geografía) en terrenos del antiguo aeropuerto de Atenas (Agros Hellenikon) que la gente quiere convertir en parque metropolitano y el Estado vender al mejor postor, en una antigua instalación militar en desuso en los suburbios de Atenas donde un club de montaña gestiona un hermosos huerto comunitario (Agrojolis) o en terrenos cedidos por particulares… .

Huerto Agros HellenikosHuerto comunitario Agros Hellenikon

Un apasionante viaje a las entrañas menos turísticas de estas ciudades, preparado contrarreloj con la ayuda de Niovi de la cooperativa LACANDONA y de Yota del huerto comunitario AGROS HELLENIKON, que nos ha acompañado en buena parte de este viaje con la idea de empezar a tejer algo similar a la Red de Huertos Comunitarios en Atenas. Hemos aprendido muchísimas cosas, como que peponi quiere decir melón, kolokizaki significa calabacín, calispera es buenas noches y que malaka es una palabrota un poco fuerte. Y además de nuestra mejora con el idioma y la gastronomía local con la que nos han agasajado hemos constatado las potencialidades de este tipo de iniciativas, las similitudes de nuestros problemas y lo parecido de muchas de nuestras respuestas.

Una investigación a pie de surco que nos ha servido para intercambiar experiencias y tejer una complicidad entre novedosos movimientos sociales, fantasear con poner en marcha una suerte de Erasmus que facilite intercambios entre hortelanos de barrios del sur de Europa (querían que el primero en visitarles fuera Pablo Llobera, por descontado, pero no les hemos prometido nada), así como disponer de corresponsalías de la Red en territorio Helénico para conspirar conjuntamente contra la troika (como la que tenemos con Marta en Argentina)… .

Y a cambio de tanta hospitalidad y buen trato solo nos hemos comprometido a devolverles un par de textos donde desarrollemos lo que esta sucediendo con la agricultura urbana en el país de las musakas. Así como un viernes de cocina sensorial basada en platos típicos griegos… .

Nosotros hemos ido cumpliendo y ya tenemos transcritas todas las entrevistas, ahora nos pasaremos una semana escondidos en una isla griega donde no veamos más huertos… y nos comprometemos a tener en un periodo no muy largo los textos comprometidos. Y no dudéis que seréis de los primeros en conocer de su publicación… .

Y si veis un heleno deambulando por vuestros huertos – puede pasar desapercibido, ya sabéis lo que decían en Mediterráneo: “una faccia, una raza”, la manera de reconocerles está en las palabras clave que os hemos adelantado: peponi, korpusi, kolokiza…- pues bien, si veis alguno en vuestro huerto, cargadles de pepinos y demás hortalizas hasta que no pueda ni levantar la mochila, e invitadles a cenar… él haría lo mismo!

comilonaKomilona que se dieron Nerea y Kois en una de sus visitas. ¡Qué manera de tragar!, comentaban los hortelanos helénicos.

A petición de nuestros agrocorresponsales nos despedimos con la siguiente banda sonora:

Anuncios