EXPOSICIÓN DE VERDURAS HORTÍCOLAS EN EL MATADERO

El mayor ejemplo de biodiversidad en un huerto se dio en 1989 en los Molinicos, un pueblo de la sierra de Albacete. José Luis Cuerda fue el director que filmó este sorprendente suceso en su película amanece que no es poco:

En Madrid se han documentado algunos casos de variedades hortícolas que rompían con las reglas básicas de Mendel. Uno de los más llamativos fue la solanácea bohemia de la huerta de Cantarranas, en Ciudad Universitaria. Esta patata no se resignó a vivir en la oscuridad del horizonte orgánico y mutó su forma irregular esférica en corazón. Bajo esta nueva apariencia salió a golpe de latido del subsuelo y cuentan que consiguió trasplantarse en el pecho de un hombre triste.

patata-corazon

En el huerto de Esta es una plaza, se plantó un bancal exclusivamente con sandías a las que se les sustituyó el riego por goteo por un popurri de canciones de artistas españoles cantando en inglés de Castilla y León: Raphael, el príncipe Gitano y Ramoncín versionando a Nirvana.

Fue fruto de un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid con motivo de las anheladas Olimpiadas de 2020. Las sandías se iban a utilizar para las pruebas de lanzamiento. Una pena que Madrid was eliminated, porque los prototipos de sandías medicinales han sido testadas con éxito.

fotomelonolimpico

Seguramente en muchos otros huertos de Madrid existan ejemplos de biodiversidad como los relatados  Para muestra un botón:

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Calabaza Ruperta del Huerto de la Quinta de los Molinos

Con el fin de documentar y mostrar todos estos caprichos del mundo fotosintético, el banco de semillas de Ecosecha ha organizado en Matadero del 20 al 22 de septiembre una exposición de variedades hortícolas donde todos podemos participar llevando nuestros tesoros verdes.

Para más información sobre cómo participar en este Foro de la biodiversidad, pinchad aquí.

Como reclamo, habrá cata de variedades. ¡Nos catamos!

Anuncios