TALLERÍN CON SABERES TOLEDANOS

Ayer saliste por Lavapiés a celebrar la semana de la Tapa. Te sorprendió la cantidad de elementos tan distintos a la mermelada de melocotón y la salsa de lata de mejillones que acepta una rebanada de pan tostado. A tus amigos lo que les impactó es que al despedirte les invitases el sábado a comer a  tu casa. Terminaste algo eufórico, pero no tanto como para no acordarte de tu incapacidad para cocinar elementos comestibles.

Vas a dar de comer a 15 personas y apenas controlas el mecanismo para encender los fogones de gas de tu cocina. ¿Qué querrán decir esos cuadraditos negros pintados junto a las ruedecitas situadas a la derecha de la encimera? Intuyes que es una serie de pictogramas tipo test que hay que resolver en las entrevistas de trabajo, pero no se te ocurre nunca cuál es el dibujito que falta y que se supone que encenderá de manera automática el fuego.

Abres la nevera. Vacía. El armario donde guardas el laterío. Vacío. El eco en la cocina es aterrador. Retumban hasta tus pensamientos. Decides poner en juego tus saberes.

Bajas al piso de la vecina del tercero, una viejecita adorable con la que nunca rehuyes una conversación en el descansillo del portal. Sabes que su familia tiene unos olivos en Jaén de donde extraen” el mejor aceite del mundo”.

Tocas la puerta. Hola Amalia, que me he quedado sin aceite. ¿No tendrás unos centilitros para dejarme?, es para un vuelta y vuelta al filete. Claro hijo, toma una botellita de la cooperativa. Y para darle vidilla al filete ese triste que te vas a comer, unas patatas y pimientitos del huerto que me ha traído mi hijo. Gracias Amalia, te lo agradezco un montón. La semana que viene iré a casa de mi madre y  te traigo unas revistitas del Hola.

¿Vas a comer sólo en casa un sábado? ¿Si tu nunca paras en casa? Pues verás Amalia, en realidad he invitado a 15 amigos a comer y no sé qué cocinar. Uy, qué divertido. A mí me encanta el gentío, la juventud. Amalia, ¿ no querrás subirte a comer con nosotros? Me encantaría. Con lo que a mi me gusta cocinar. ¡Y con quince pinches! Voy a preparar algo típico de mi pueblo, de Ugena, en Toledo. Qué bien Amalia, ya me encargo yo de la materia prima.

Perfecto, se te abre el cielo. Mandas un mensaje a tus amigos. ” A las 12:00 en mi casa. Traer productos que os recuerden a Toledo. Alguien que compre la revista Hola. Os tengo preparado un taller de cocina fusión. Habrá que echar una mano, no me lo voy a currar yo sólo, 🙂 “

Como siempre un video tutorial.

Anuncios