CANALONES A LA ROMANA CON LÁGRIMAS DE UVAS ECOLÓGICAS

En breve se celebrará la duodécima edición del CONAMA (congreso nacional de medio ambiente). Este año habrá un concurso de recetas ecológicas en la que podrán participar todos los ciudadanos.

Aquí os adjuntamos la convocatoria, las bases del concurso, y el facebook para subir las recetas. Las recetas más votadas en el facebook pasarán a la final.

La Rehdmad nos vamos a presentar con esta receta de cocina sensorial. Si os gusta no dudéis en votarnos.

CANALONES A LA ROMANA CON LÁGRIMAS DE UVAS ECOLÓGICAS

Ingredientes:

Una parcela municipal con uso de huerto comunitario

Imposibilidad de acceder al agua por falta de recursos económicos

Canalones finos

Cactus ecológicos

Uvas ecológicas

Unas sábanas blancas

Un ramillete de laurel o perejil

Un disco de Camarón de la Isla

Dificultad: Extrema

Tiempo de preparación: De dos a tres semanas.

Argumento Ambiental: Reutilización; decrecimiento; sostenibilidad

Esta es una receta fresquita, idónea para la época estival, cuando el huerto comunitario rebosa de solanáceas y variedades ávidas de agua.

Lo primero que necesitaréis es daros unas vueltas por el barrio durante varios días previos a la elaboración de la receta para conseguir unos canalones de obra.

Poned atención a que estén en buen estado. Si tuviesen agujeros de un diámetro superior a un centímetro la receta podría fracasar.

Como la parcela municipal tendrá acceso al agua pero el Ayuntamiento no se hará cargo de los gastos, vuestra economía de subsistencia no os permitirá hacer uso de ella.

No importa, aplicáis el principio de las 3R y colocáis los canalones encima de la caseta de aperos para recoger las aguas pluviales en un aljibe.

Una vez colocada la estructura sostenible, durante la primera quincena de agosto reproduciréis cada dos horas la canción “Como el agua” de Camarón.

Paralelamente, os aconsejamos consultar la web metereológica de Maldonado por si el rito flamenco no funciona y confiáis más en las predicciones científicas de este gurú de los cúmulos y cirros.

La idea es recoger agua de lluvia para lavar los tomates, pimientos, calabacines con los que…¡Ah, pero si no tenéis nada plantado en el huerto porque no podéis pagar el agua!

El aljibe estará vacío. En agosto llueve poco y Camarón era un genio pero no un mago. No importa.

Es el momento de aplicar la creatividad inherente a los movimientos ciudadanos. Como sólo habéis podido plantar cactus ecológicos cortáis tres o cuatro hojas carnosas de nopal.

El licenciado en Historia que acude cada domingo a la parcela aportará unas sábanas blancas y dará un taller colectivo de unos 10 minutos de duración para aprender a colocarse la sábana al estilo romano. Repetir el protocolo hasta que la sábana quede perfectamente ceñida al cuerpo. Los más coquetos podéis adornar vuestros cabellos con una corona de perejil o laurel.

Es el momento de depositar las uvas ecológicas que habéis recibido del grupo de consumo en el interior de los canalones, en el punto de cota más alta de la estructura.

Vosotros os colocaréis en el punto de cota más baja, con vuestras hojas de nopal en las que deberéis insertar las uvas que descenderán como un alud verde.

Con las uvas pinchadas en vuestras hojas de nopal buscad un lugar confortable en la parcela, adoptad una postura semitumbada y proceded a la ingesta de uvas.

Si os pincháis al recolectar las uvas de las espinas no dudéis en derramar unas lagrimitas sobre el aljibe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s