TREMENDEN TOMATEN IN DER SANCHITA

Hemos escuchado y leído cientos de veces en los últimos años que los huertos urbanos comunitarios de Madrid se están convirtiendo en laboratorios de innovación social.

Espacios que van siempre por delante de la administración, que están desarrollando nuevas herramientas con las que relacionarse con el espacio público.

Lugares de experimentación urbana desde donde salen raíces que conectan con la educación ambiental, con la alimentación saludable, con la soberanía alimentaria, con un ocio pedagógico no consumista.

Sí, los huertos de la red son los nuevos centros de innovación y desarrollo.

Honestamente, pensábamos que ya se nos había agotado la capacidad de transgredir, de inventar, de agitar la coctelera urbana.  Sin embargo, la capacidad de sorpresa no acaba nunca en los huertos.

La Sanchita, la huerta situada junto al futuro Espacio Vecinal Arganzuela, experimentó con unos tomates este verano que buscaban poner fin al mantra que ha acompañado a españoles en todos los foros sobre el aprendizaje de lenguas extranjeras: “Los españoles son los miembros de la Unión Europea que peor hablan inglés”.

Conscientes La Sanchita de que ese mantra es posiblemente verdad ( no neguemos que la morfología de nuestro cráneo no está diseñada para proyectar los sonidos de la pérfida Albion ), decidieron centrar sus conocimientos hortícolas, y sus deseos de cambios e innovación en el barrio, en desarrollar unos tomates que ayudasen a dominar una lengua para la que sí estamos morfológicamente bien diseñados: El Alemán.

Así que erre que erre, durante el verano fueron evolucionando unos tomates que tras la ingesta, pasados unos segundos, lograban que tu discurso estructurado pasase del español al alemán de forma natural

Decidieron experimentar la primera cata con el gran Pablo Llobera, siempre con apetito, y que en alguna asamblea de la Red había manifestado lo mal que lo pasaba en el October Fest cada vez que acudía a la barra a pedir una cerveza (Ein Bier ). No le entendían nunca y en su estancia en la capital baviera sólo pudo consumir Coca-cola.

Aquí os adjuntamos el vídeo para que alucinéis con estos magníficos Tomaten in der Sanchita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s