HACKEDONIA DE FRUTAS

El gusto, el olfato, la textura, la imaginación, la química, son fundamentales para la elaboración de una buena receta.

Sin embargo, tan importante como estos ingredientes es el lenguaje. Quizás el primordial.

La pectina gelifica las confituras, el nitrógeno líquido permite cocer en frío, pero el relato es más impactante que cualquier técnica de cocina. Lo infla todo, da más volumen a los platos que la levadura.

Quería rizar el rizo, trazar tirabuzones en la cocina. Comprendí que a este nuevo espacio sensorial sólo podía llegar a través del lenguaje.

¿Pero dónde impregnarme de un nuevo lenguaje que me permitiese elaborar una receta sensorial rompedora? Una palabra acudía a mi mente: La deriva.

Sí, ese era el camino. Una deriva por los lugares de Madrid consagrados a la innovación y al relato. Sólo tenía que abrir los oídos y anotar conversaciones. Y si podía acompañarlas con dibujos emulando a los cocineros gurús de la vanguardia culinaria, el relato se enriquecería. Sí, documentar el relato.

Así que con mi libreta me dirigí a Intermedia Matadero y a Medialab Prado.

Estas fueros algunas de mis notas ( no conseguí dibujar nada, tengo obstruido el canal 2D de mi hemisferio izquierdo).

Escena 1: Intermediae Matadero

Entro en una sala. Un grupo de personas se sientan alrededor de una mesa rectangular para hablar de un proyecto de innovación ciudadana. Me cuelo en la reunión. La moderadora se sienta en uno de los lados más cortos del rectángulo, como presidiendo la mesa:

– “ Al final no he conseguido hackear la mesa. Me he sentado presidiendo, algo que pretendíamos evitar con este prototipo de horizontalidad en el debate de propuestas”

Se me erizaron las papilas gustativas. Anoté emocionado: “hackeo: comodín, moderno, rotundo”

Escena 2: Medialab Prado

Estoy paseando por la calle Alameda. Me encuentro una persona que hace unos meses me preguntó por una iniciativa que lanzamos desde Esta es una plaza, que consistía en plantar en los alcorques vacíos y deteriorados del barrio de Lavapiés.

Tras saludarnos, me invita a acudir a la plaza situada a la entrada del MediaLab:

– “ Mira hemos hackeado estos alcorques con plantitas, ¿han quedado bien, verdad?

Se me encogen los dedos de los pies. Anoto emocionado: “Hackeo: comodín, moderno, rotundo”

Después de la deriva tengo claro la idea para mi nueva e impactante receta de cocina sensorial. Quizás me lleve tres años. Pero lo importante no es el resultado, sino el proceso. Eso sí, lo grabaré todo para que pueda prototiparse.

Anoto en mi libreta: “Hackedonia de frutas: Comodín, moderno, rotunda. Aprovechar la experiencia de un artista guiri con frutales para hackearla”

Anuncios

Un comentario en “HACKEDONIA DE FRUTAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s