Menú Sensorial de Noche Buena

Esta Noche Buena te toca cocinar en casa y quieres impresionar a tus familiares. No quieres transitar por los platos típicos Navideños; Besugo, paletilla de cordero, cabrito, pavo ( en formato 3d, no el de lonchas envasadas que sueles consumir); tampoco tienes el dinero para hacer una deriva por el mercado de tu barrio en busca de estos tópicos, así que encaras el reto culinario desde la creatividad y tus pocos recursos, como si fuese tu tesis doctoral.

Como no has podido acceder a la Universidad por la cuantía elevada de las tasas, acudes a la peluquería de tu barrio en busca de la figura del “director de tesis”.

Mientras te cortas el pelo (sin lavar, te hace falta el dinero por si vuelven a subir algún impuesto) , pides a tu peluquero toda la documentación que tenga en el revistero sobre gastronomía e innovación.

Entre toda la bibliografía culinaria ( descartas las páginas de recetas del hola y el semana por ser demasiado obvias, ya que necesitan mucha materia prima para su elaboración ) te llama la atención un artículo aparecido en el Muy interesante :

Unos gusanos de seda alimentados con grafeno han producido hebras que conducen la electricidad y son el doble de resistentes que las normales”. 

Un grupo de científicos chinos, más listos que el hambre, rociaron unas moreras con una solución acuosa que contenía 0,2 % de grafeno. Como resultado de la ingesta de la morera enriquecida, la seda producida por los gusanos resultó ser de una resistencia extrema.

Tras leer esta noticia vuelves a casa en estado de oxidación, liberando electrones de creatividad. En pocas horas haces una compra navideña por internet:

– 1 kilo de gusanos de seda

– 1l de solución acuosa con 0,2 % de grafeno

– 1 kilo de morera

– 2 barras de pan

Una semana antes del 24 de diciembre ceba a los gusanos con la morera enriquecida en grafeno.

Dos días antes de la cena empieza a recolectar la seda superconductora. Aunque ya debes notar al tacto la dureza, sácala una noche antes de la cena a la terraza para que le dé el aire de la sierra de Guadarrama, toda ayuda viene bien para fortalecer la seda.

Ya en la mesa reparte la cubertería de plata entre tus invitados. Cada comensal deberá sujetar en cada mano un cuchillo y un tenedor en posición vertical.

A continuación extiende los hilos de seda resistente y conductora, atándolos en cada cubierto. La idea es ir tejiendo una especie de pentagrama.

Una vez tejidas las líneas de seda, coge un cuchillo de punta afilada y rózalas como si estuvieses tocando una guitarra.

Tras escuchar la melodía de Noche de Paz, reparte el pan duro y manda a tus familiares a la Misa del Gallo de la parroquia del barrio.

Empapándolo con una solución acuosa al 0,2 % de agua bendita las penas serán más llevaderas.

Como siempre un tutorial por si te atascas con la partitura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s