El Arrepollamiento del Brócoli

arrepollamiento

Viernes 13 de enero de 2017 por la noche. Cinco varones, la mayoría treintañeros, se reúnen en un restaurante del barrio de Lavapiés para celebrar una cena de post-Navidad. Tres de ellos llegan en bicicleta.

Al día siguiente se disputaban partidos de la liga de fútbol española, Donal Trump ya era el nuevo presidente electo de los EEUU, el Ayuntamiento de Madrid prohibió el 29 de diciembre por primera vez la circulación de vehículos con matrícula impar por el interior de la M-30, uno de los chicos acababa de romper con su pareja.

Esta fue, literalmente, la conversación que mantuvieron durante gran parte de la velada:

Mr Antropólogo: No sé qué pedir. Aquí está todo buenísimo. Últimamente me he vuelto brócoli-adicto. Si hay algo en la carta con esta hortaliza marciana me lo pido.

Mr Llobera: ¿ Sabes qué parte de la planta ingieres cuando te comes un brócoli?

Mr Antropólogo: ¿La raíz?

Mr River: La raíz está bajo tierra, mr antropólogo.

Mr llobera: Las inflorescencias

Mr Antropólogo: ¡Qué marciano!

Mr Lombarda: Yo lo más marciano que me he comido es un romanescu. Una experiencia brutal. Me quedé mirando su estructura fractal y caí hipnotizado. Fue algo chamánico. Al despertar estaba colgado de la lámpara del salón de mi casa.

Mr Mc Guiver: El romanescu y el brécoli deben ser primos hermanos o frutos de una mágica hibridación.

Mr Zulo: A mi me encanta todo lo híbrido. Hay que hibridarse más para evolucionar.

Mr Llobera: un brécol o brocoli (Brassica oleracea variedad italica), una coliflor (Brassica oleracea variedadbotrytis) o un romanescu (Brassica oleracea romanesco), híbrido de los dos anteriores, son hermanas: la misma especie, aunque distinta variedad.

Mr River. Sí, de la familia de las crucíferas, por sus flores de cuatro pétalos en forma de cruz.

Mr Lombarda: A mí lo que me flipa de las coles es cómo se arrepollan en invierno.

Mr Mc Guiver: Hay más verduras amigas del arrepollamiento como el repollo (Brassica oleracea var. Capitata) y la lombarda (Brassica oleracea var. capitata f. rubra), que están hermanadas con las otras.

Mr Zulo: Veis. La hibridación es contagiosa. Yo apuesto por la mezcla. No me gusta lo puro, es muy talibań.

Mr Antropólogo: ¿Y por qué se arrepollan?¿ No eran flores?

Mr Llobera; Pues porque así lo forzamos nosotros con su cultivo-manejo.

Las plantas, que son seres inteligentes, para saber en qué época del año están (y sobre todo, hacia que estación del año van), no se fían nada de la temperatura, como cabría esperar, si no de otro parámetro mucho más fiable: el fotoperíodo (la duración del día, las horas de luz totales)

Pues bien, cuando hacemos caso al calendario de cultivo (épocas de siembra), pasado el solsticio de verano (23 junio) y plantamos en nuestras huertas las crucíferas, les damos un mensaje inequívoco: a partir de ese día los días menguan, vamos hacia el otoño… es decir, ellas entienden que no es tiempo de florecer (aunque en julio, agosto y septiembre haga muucho calor) y que lo que hay que ir haciendo es prepararse contra el frío: arrepollarse.

Y eso hacen claro, los primeros meses (julio-septiembre) arraigan bien y echan hojas, y a partir de octubre, con los días claramente menguantes, se dedican a arrepollar.

Si las plantáramos cuando los días alargan (primavera)… no podríamos comérnoslas, pues se subirían a flor y fructificarían, cuando lo que nosotros queremos comer son repollos, hojas arrepolladas, o cogollos (inflorescencias acogolladas).

Mr Lombarda: Qué fuerte, son verduras contra-natura.

Mr River: Es el manejo que hacemos lo contra-natura.

Mr Zulo: Hackeo de los ciclos naturales. Me fascina.

Mr Llobera: El manejo contra-natura de las crucíferas, plantándolas a partir del solsticio de verano, cuando los días acortan, permite que estas plantas formen estos sabrosos engendros vegetales, bien repollos, sin son de hoja (coles, repollos, lombardas, coles de bruselas) o bien “inflorescencias acogolladas” (brécol, coliflor, romanescu), verdaderas reservas de vida concentrada (pues eso son las flores).

En ese momento llega el camarero con la cuenta

Mr Mc Guiver: Habrá que dejar propina, ¿no? Estaba todo buenérrimo.

Mr Llobera: Yo no salgo de cena desde mi primera comunión. No tengo ni idea de cuánto se deja. ¿Un 10 %?

Mr Antropólogo: Yo no dejo ni flores.

Mr Zulo: No seas rata, deja unos eurillos, Mr River.

Mr River: Yo soy prima hermana de la rata, tampoco dejo nada. Hibrídate tú el rollo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s