Gin tonic de atún con empanada de pepino

Para cerrar el año culinario sensorial proponemos una receta líquida, que fusiona mar y huerta, explorando un nuevo camino en el mestizo universo de los cocktailes.

Os animamos a seguir arriesgando en la cocina, a transitar por esa línea que rompe el equilibrio entre un plato sublime y un plato que se sublima

Ingredientes

un pepino ecológico

un atún rojo terciadito

un barco de almadrabra

una botella de ginebra ( la más cara )

un viaje a Barbate en blablacar ( la plaza más cara )

una cinta ancha de tela blanca con círculo rojo

Un barril de un metro de diámetro

una tónica ( la más cara )

Dificultad: Extrema

Reserva tres plazas en blablacar a Barbate. Escoge el coche más molón, con el conductor que muestre más desapego al diálogo y al hilo musical en su perfil. Pagarás las tres plazas para que no te molesten con conversaciones de ascensor.

Una vez en Barbate compra un billete para la levantá del atún en una almadraba. Ya a bordo saca la botella de ginebra y el pepino. Sírvete vasos generosos de gin mientras mojas el pepino.

Cuando vayas bien puesto de pepino ( lo notarás cuando el frío marino empiece a desparecer de tu cuerpo ), quítate el chubasquero y las botas katiuskas, anúdate la cinta blanca con círculo rojo a la frente y tírate al mar teñido de rojo en busca de un atún terciadito.

Una vez capturado, sin muerte, súbelo al barco. Sécate bien. Enfúndate unas bermudas y filtra la realidad con tus gafas de sol.

En un barril de un metro de diámetro coloca el atún con la cabeza hacia el fondo del barril. Vierte la ginebra sobre la aleta del atún. Sé generoso con la ginebra, un atún de 300 kilos aguantas más la ingesta de alcohol que un euroblanco ( no británico ). Añade una rodaja de pepino.

Cuando el atún comience a sentir los efectos del pepino ( lo notarás por el aleteo ) sácalo del barril y devuélvelo al agua.

Quedará un culín de ginebra en el fondo del barril. Recógelo con un cazo y sírvetelo con unas lágrimas de tónica. No rompas la burbuja con cucharilla ni con otro utensilio moderno de menaje del hogar

¿ Notas el sabor a mar, verdad?

Como siempre una imagen evocadora para guiarte hacia la receta

Receta sensorial gintonic

Anuncios

#Ensaladahashtag de verano

Aunque el cambio climático está provocando alteraciones de hábitos alimentarios tan marcianos como que en agosto te apetezca comer un cocidito o doblarte unas lentejas con chorizo, las ensaladas siguen siendo los platos más apetecibles en los periodos estivales.

La receta sensorial que compartimos hoy está inspirada en sensaciones de la cocina tradicional, concretamente en las que me ha evocado esta mañana el recuerdo de mi abuela.

Recuerdo una frase suya, acompañada con una colleja, en la mesa del comedor del piso de la playa al verme avalanzarme sobre la fuente de patatas fritas, mientras aún rumiaba en la boca medio cachopo: “Si es que comes con los ojos”.

Es cierto que las ensaladas son muy sanas, pero también pueden resultar muy aburridas. Es necesario que la ensalada entre por los ojos. Pero la forma en que los deseos penetran por la retina no es la misma en la era digital que en los años 80.

Así que hemos inventado esta ensalada 2.0 para que en este verano ya iniciado puedas atiborrarte de ensaladas sin que te invada la monotonía y la apatía.

INGREDIENTES

– 4 verduras / hortalizas rectilíneas.

– Surtido de hojas verdes multiformes

– Tomates cherrys

– Un plato molón

– Un móvil

– Perfil de instagram

ELABORACIÓN

Nosotros hemos elegido 4 zanahorias bien rectitas que nos llegaron de la cesta del grupo de consumo. Las zanahorias formarán el nido que albergue la hojarasca verde y los tomatitos.

Como plato molón utilizaremos uno que nos regaló una amiga que hizo un curso de cerámica en un centro cultural de su barrio.

ensaladahus1

Colocad 2 zanahorias paralelas horizontalmente y las otras dos de forma perpendicular a las anteriores con una leve inclinación trasversal sobre el plato molón. Seguir leyendo

Menú Sensorial de Noche Buena

Esta Noche Buena te toca cocinar en casa y quieres impresionar a tus familiares. No quieres transitar por los platos típicos Navideños; Besugo, paletilla de cordero, cabrito, pavo ( en formato 3d, no el de lonchas envasadas que sueles consumir); tampoco tienes el dinero para hacer una deriva por el mercado de tu barrio en busca de estos tópicos, así que encaras el reto culinario desde la creatividad y tus pocos recursos, como si fuese tu tesis doctoral.

Como no has podido acceder a la Universidad por la cuantía elevada de las tasas, acudes a la peluquería de tu barrio en busca de la figura del “director de tesis”.

Mientras te cortas el pelo (sin lavar, te hace falta el dinero por si vuelven a subir algún impuesto) , pides a tu peluquero toda la documentación que tenga en el revistero sobre gastronomía e innovación.

Entre toda la bibliografía culinaria ( descartas las páginas de recetas del hola y el semana por ser demasiado obvias, ya que necesitan mucha materia prima para su elaboración ) te llama la atención un artículo aparecido en el Muy interesante :

Unos gusanos de seda alimentados con grafeno han producido hebras que conducen la electricidad y son el doble de resistentes que las normales”. 

Un grupo de científicos chinos, más listos que el hambre, rociaron unas moreras con una solución acuosa que contenía 0,2 % de grafeno. Como resultado de la ingesta de la morera enriquecida, la seda producida por los gusanos resultó ser de una resistencia extrema.

Tras leer esta noticia vuelves a casa en estado de oxidación, liberando electrones de creatividad. En pocas horas haces una compra navideña por internet:

– 1 kilo de gusanos de seda

– 1l de solución acuosa con 0,2 % de grafeno

– 1 kilo de morera

– 2 barras de pan

Una semana antes del 24 de diciembre ceba a los gusanos con la morera enriquecida en grafeno.

Dos días antes de la cena empieza a recolectar la seda superconductora. Aunque ya debes notar al tacto la dureza, sácala una noche antes de la cena a la terraza para que le dé el aire de la sierra de Guadarrama, toda ayuda viene bien para fortalecer la seda.

Ya en la mesa reparte la cubertería de plata entre tus invitados. Cada comensal deberá sujetar en cada mano un cuchillo y un tenedor en posición vertical.

A continuación extiende los hilos de seda resistente y conductora, atándolos en cada cubierto. La idea es ir tejiendo una especie de pentagrama.

Una vez tejidas las líneas de seda, coge un cuchillo de punta afilada y rózalas como si estuvieses tocando una guitarra.

Tras escuchar la melodía de Noche de Paz, reparte el pan duro y manda a tus familiares a la Misa del Gallo de la parroquia del barrio.

Empapándolo con una solución acuosa al 0,2 % de agua bendita las penas serán más llevaderas.

Como siempre un tutorial por si te atascas con la partitura

Atún a la Veneciana

La nueva cocina intenta aplicar técnicas artísticas a sus recetas: Juegan con volúmenes, sensaciones, colores, texturas, puestas en escenas de los ingredientes sobre el plato.

Nunca comer resultó una experiencia tan unida al arte como en la actualidad.

Nosotros queremos darle la vuelta al concepto de arte en la cocina. No apostamos por el arte en la elaboración de la receta, sino por el arte en el acto de comer.

Os sugerimos la siguiente receta de cocina sensorial para buscar y encontrar en los contenedores del arte la comida que más os apetezca.

Ingredientes

Elaboración

-Coge el lomo de atún y córtalo en 2 rodajas generosas. Reserva una en la nevera para otros eventos.

-La otra raja marínala con soja, azúcar moreno y 2 cucharaditas soperas de harina

– Busca en la web de inauguraciones una galería de arte que exponga arte conceptual o se dedique a la performance.

– Una vez elegida, vístete con tu mejor calzado y coloca la raja de atún sobre la tabla de madera. El mejunje anterior ayudará a fijar el atún sobre la madera

atun

Seguir leyendo

Pescado aromatizado con flores del huerto mediterráneo

Esta es una receta que te hará volar, pensada para degustar al borde del mar mediterráneo.

Las patatas bravas, las rabas de calamar o las dacsas de atún te parecerán sonidos de resonancia neolítica comparada con la armonía que destila este plato de surfing-art.

Apunta los ingredientes:

– Unos pétalos de flores de rúcula (muy utilizados en alta cocina que dan un toque blanco y regusto a rúcula al pescado – se puede sustituir por la rúcula salvaje que sale en todos los huertos y que desechamos por no saber que es comestible)

– Unas flores de borraja (de propiedades diuréticas y un intenso color azul). Atrae insectos polinizadores.

– Miel de romero.

– Un bañador.

Sigue estos pasos:

Sobre las 19:00 h, en la terraza del apartamento costero de tus padres o del piso de alquiler en tercera línea de playa, con el bañador puesto ( turbo para chicos y mini coulot para chicas, preferentemente) embadúrnate de miel de romero.

Con el cuerpo en estado melífluo, échate las flores de las plantas hortícolas por toda la epidermis.

Seguir leyendo